Flores y plantas para decorar nuestra casa

Las flores y las plantas son la viva imagen y representación de la naturaleza, nos muestra aquello que está vivo y en continuo crecimiento. Ya en épocas remotas, se hacía uso de ellas para decorar estancias y sanar tanto la salud física como psicológica, así que no es de extrañar que en aquellos espacios donde contamos con esa pequeña parte de la naturaleza, se respire un ambiente de serenidad y bienestar. Estos seres no solo sirven para decorar nuestro hogar con elegancia y belleza, sino que nos ayudan a nuestro desarrollo físico y psíquico gracias a sus propiedades físicas y químicas.

A continuación, te dejamos algunas características de ellas y cuáles son las idóneas para colocar en tu casa dependiendo del ambiente.

Aportan oxígeno

Las plantas absorben el dióxido de carbono y lo transforman en oxígeno, purificando así el aire. Esto es un complemento para el proceso de respiración de los humanos, los que inhalamos el oxígeno y exhalamos el dióxido de carbono. Mejoran la calidad del aire que tenemos en casa y aportan humedad, reduciendo la sequedad y permitiendo una mejora en la respiración.

Una buena ayuda para los nervios

Las plantas y flores ayudan a reducir el estrés y ejercen un poder relajante sobre nuestro sistema nervioso. Estar en contacto con ellas nos aporta calma y bienestar.

Reducen la electricidad estática

Gracias a su humedad, reducen la electricidad estática que se ve aumentada en ambientes excesivamente secos.

Ayudan al estado de ánimo

El cuidado de las plantas es un remedio terapéutico para las personas que se encuentran con un estado de ánimo bajo. Su cuidado, rutina y verlas obtener frutos con su crecimiento, mejoran la autoestima de las personas creándoles una situación de responsabilidad que favorece la valía y autoimagen personal.

Qué flores y plantas usar en casa dependiendo de la estancia

  • Salón: debemos diferenciar si son estancias con mucha o poca luz. Una de las más utilizadas para purificar el ambiente es la planta espatifilo. El anturio está en continuo crecimiento y es muy visual con sus hojas rojas, servirá para decorar y darle un toque fresco a nuestro salón.
  • Dormitorio: el jazmín o la lavanda ayudan a conciliar el sueño actuando con su efecto relajante. Calman la ansiedad y ralentizan el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de estrés.
  • Despachos: los cactus son las plantas idóneas para estos espacios, ya que no hace falta que dispongan de mucha luz natural y cuidados excesivos. En estos espacios de trabajo no le dedicamos mucho tiempo a los elementos que lo componen y este pequeño ser vivo encuentra un buen sitio en esta estancia.
  • Baño: el bambú, al crecer muy bien en ambientes húmedos, es la mejor opción para colocar al lado de baños, bañeras y duchas. El áloe vera, las orquídeas o la begonia también son plantas destinadas a esta ubicación.
  • Cocina: el poto, la hierbabuena, el perejil y el cóleo son buenas anfitrionas en nuestra cocina. Además, algunas puedes usarlas para condimentar tus alimentos.

¡Esperamos haberte ayudado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *